YouTube no es la vida

Sigo analizando medios sociales y sus aspectos psicológicos, y me enfrento a YouTube. Reconozco que he tenido una relación conflictiva con esta plataforma. Comenzó al convertirme en uno de los primeros usuarios (seguramente entre miles) allá por 2006, más por novelería y entendiéndolo como un sitio para ver los videos que compartían ciertas páginas o personas que seguía. Pasé por una etapa en la cual no veía en este espacio digital nada más que un lugar donde cualquier pelagato podía subir cualquier video, y mientras más estúpido, mejor; por esto, dejé de prestarle mucha atención. A partir del año 2018 (que coincide con un repunte en la popularidad de la plataforma), me di cuenta del gran instrumento que podía significar como medio de difundir ideas, conocimientos y visiones de la belleza, la verdad y la bondad del mundo. Entre tanta basura que puede haber en Internet (y, claro, YouTube no se salva), este se ha vuelto el espacio donde más consumo contenido para mi formación y entretenimiento personal.

YouTube es el sitio web de alojamiento de videos más grande y el segundo más visitado del mundo. Más de la cuarta parte de la humanidad está suscrita a esta plataforma. Fue uno de los primeros sitios que produjo la explosión de los medios digitales, uno de los de más rápido crecimiento en esos tiempos iniciales y quizás el que más y mejor ha evolucionado. Por todo esto, YouTube ha tenido un impacto social en muchos campos, habiendo dado forma directamente a los acontecimientos mundiales. Sus creadores, Chad Hurley, Steve Chen, y Jawed Karim, buscaban que sea un sitio donde, aparte de que las personas tengan oportunidad de “colgar” sus videos (una tecnología que estaba apenas comenzando), quienes los vean puedan calificarlos y a su vez compartirlos. Libertad de expresión, información, oportunidades e integración son los cuatro pilares sobre los que se funda, aunque esos pilares deben ser entendidos tratando de equilibrarlos entre ellos y atender al respeto a esas libertades de usuarios y creadores de contenido. Una tarea compleja que no siempre es bien manejada.

Sin quererlo quizás, y desde su nombre (“TúTele”) hasta la manera en la que ha ido ajustando su algoritmo para cumplir con sus principios, pasando por su lema (“Transmite tú mismo”), este medio resulta –a mi modo de ver– uno de los que está moldeando la sociedad del siglo XXI. Y en esto debemos volver a recordar a Marshall McLuhan, así como cuando nos habla de la televisión como contenido y no como medio. “El lugar más público del mundo, desde la privacidad de nuestros propios hogares”, dice Michael Wesch, antropólogo cultural. Y añade: “YouTube se ha utilizado para muchas cosas: una tribuna política, el escenario de un comediante, un púlpito religioso, el podio de un maestro o simplemente una forma de llegar al vecino de al lado o a todo el mundo. Para las personas que amamos, para las personas que queremos amar o para las personas que ni siquiera conocemos”. Pienso que son palabras que retratan de cuerpo entero este medio digital.

Este es, aunque a muchos duela reconocerlo, el mundo de YouTube. Por ello, es quizás el artículo donde siento que menos calza el título dentro de nuestra serie: esta plataforma tecnológica refleja más que ninguna la vida real, y –es más– la transforma. Los yutuberos llegan a ser influencers debido a que conectan con su público, de una manera en la que ni siquiera en WhatsApp (que se maneja entre gente que conocemos) solemos hacerlo. Y esto se debe a que vivimos en la galaxia Gutemberg, la constelación Marconi y la nebulosa Zuckerberg: una aldea global mediatizada y donde la imagen vale más que mil palabras, y si es en movimiento, más que un millón de instantáneas. Es la cultura del videoclip. YouTube representa un vuelco no solo en la forma de transmitir noticias, promocionar personajes o productos o generar involucramiento; ha sido un salto copernicano en cuanto a la manera de educarnos y formarnos.

A pesar de esto, no podemos creer que todo lo que vemos en el sitio es la realidad: aparte de los filtros que YouTube ha generado para proteger a sus usuarios (mayormente a los niños), el mismo creador de contenido muestra lo que quiere mostrar. No al nivel de otras redes sociales, pues es la honestidad y la transparencia lo que genera conexión, pero sí con cierto cuidado para no presentar algo que pueda terminar regresando en su contra. Es también en esta plataforma donde florecen los haters, las personas dedicadas a regar su odio hacia todo aquel que considera diferente, y –por tanto– una amenaza. El yutubero debe, en consecuencia, tener la piel curtida para resistir por igual los halagos y las agresiones. Saber que contar con cien mil seguidores no significa que sean ellos las únicas personas que los aman, ni tampoco creer que el resto del mundo lo aborrece.

Como consumidores, debemos saber hacerlo inteligentemente, entendiendo dónde está la información respaldada, las noticias comprobadas y la honestidad acrisolada. Debemos buscar lo que nos sirve para el crecimiento, entendiendo la eutrapelia (la sana diversión) como una de sus fuentes también. Suscribirnos a los canales que notemos que nos ayudan y saber poner al algoritmo de YouTube de nuestro lado, permitiendo que nos aconseje el contenido que realmente queremos dejar entrar a nuestras vidas. No podemos pensar que somos capaces de abarcarlo todo, pero sí aprovechar cada minuto gastado en este medio para mejorar como personas y comunidades (un concepto muy importante en esta plataforma).

Hacer de YouTube el nuevo colegio, el nuevo foro, el nuevo parque para encontrarnos.

WhatsApp no es la vida

Retomo esta serie sobre medios digitales, sus características y consecuencias y como enfrentarlas saludablemente. Le toca el turno a WhatsApp, la aplicación de mensajería instantánea más usada del mundo. He de reconocer que en este medio he encontrado una de las mejores herramientas (aparte del buscador de Google) que se han inventado en la era informática. Me permite estar comunicado todo el tiempo, y además hacerlo sin la ansiedad que me genera la inmediatez y la exposición de la llamada telefónica (sí, los psicólogos también tenemos nuestros líos mentales).

Cuando Marshall McLuhan hablaba de que la extensión de nuestros órganos a través de la tecnología conlleva la amputación de otros, yo recuerdo un fenómeno que es muy visible en WhatsApp: la capacidad de enviar mensajes inmediatos a cualquier parte de la Aldea Global (siempre McLuhan) no garantiza que estos sean correctamente entendidos. Esto deviene en algunos “síndromes” hallados por Maricel Gimenez y Rocio Zirpoli: el síndrome de la llamada imaginaria, la nomofobia y el síndrome del doble check. A estos se pueden añadir el FOMO (Fear Of Missing Out, miedo a perderse de algo), ese fenómeno analizado incluso desde 1996, pero concretado por Patrick J. McGinnis en 2004. En WhatsApp en particular, este hecho puede generar (según el estudio de Martín, Pazos, Montilla & Romero) una forma obsesiva de celotipia. O la que muestra otro de la Universidad de Glasgow de 2019 que descubrió que los encuestados sentían la presión social de estar siempre disponibles.

Hablemos de esos síndromes:

  • El síndrome de la llamada imaginaria es aquel por el cual se experimenta que el celular (o móvil) ha sonado, sin que sea cierto.
  • La nomofobia (no-movil-fobia) es el sentimiento de ansiedad que existe en la persona cuando está alejada de su teléfono (o este no tiene señal o batería).
  • El síndrome del doble check (o de doble visto o palomita) es el que causa que una persona se sienta rechazado cuando WhatsApp reporta que su mensaje fue enviado, recibido y leído, pero sin respuesta. Aquel “me dejó en visto”.
  • El FOMO es la actitud de estar atentos siempre al celular para no perderse nada y presentarse como disponible todo el tiempo, a riesgo de sentirse excluido si no.

Estas formas de ansiedad, a la larga, son muestras de la sensación de constante inmediatez en la que vivimos, y que surge (como bien veía McLuhan) de las tecnologías de la comunicación que acortan distancias y tiempos. Lo que en épocas de los mensajes orales o las cartas podía tomar meses o incluso años en ser recibido y respondido, en la constelación Marconi se reduce a horas, minutos y hasta segundos. En este mundo instantáneo, el hombre ha perdido el cuidado por la palabra, y con ella, de la escucha activa. Inclusive en las notas de voz de WhatsApp hay una banalización del mensaje, pues debe ser grabado y oído sin contexto, y sin tomar en cuenta las circunstancias del otro.

Cuando Jan Koum pensó WhatsApp, su idea fue crear una aplicación que supiera cuál es el mejor momento para poder comunicarse con alguien, basándose en cuándo está conectado y disponible. Este principio, que se mantiene a pesar de todos los añadidos que ha tenido la plataforma desde entonces, es su mejor herramienta pero también su recurso más peligroso. Las personas tienden a creer que tienen control sobre los demás a partir de saber que están viendo su celular y pueden enviarles un texto. Esto no ocurría con los correos electrónicos, peor aún con los SMS, y ni siquiera el teléfono tenía esa capacidad, pues podíamos llamar, escribir o “textear” a alguien, y aunque este pudiera contestar era capaz de “fingir demencia” y no hacerlo.

Y eso es precisamente por lo que hoy WhatsApp es una fuente de ansiedad tan constante: la gente puede querer seguir descartando mensajes y llamadas –por las razones que sean– y, o no es capaz por no despreciar al otro, o se siente ignorado porque los demás sí lo hacen. Si les contara cuántos clientes/pacientes en consulta me hablan del deterioro de sus relaciones, medidas a través de la interacción en esta aplicación, posiblemente nunca terminaría. Me atrevería a pensar que la gran mayoría de personas (si no todos) sienten una dosis de rechazo cuando envían un mensaje y no reciben respuesta. Eso sin contar que los grupos dentro de la plataforma son un pequeño Facebook (o incluso Twitter) y que los estados se asemejan a las historias de Instagram, con sus consecuencias ya tratadas en artículos anteriores.

Existen algunas estrategias para combatir aquellos síntomas de ansiedad relacionados con WhatsApp:

  1. Nunca tomar el mensaje de forma literal. La desventaja de estos medios textuales (aun con la ayuda de emoticonos, stickers y gifs) es que nos perdemos el lenguaje gestual, que es fundamental en la comunicación incluso entre los animales más primitivos. Por esto, no nos podemos quedar con nuestra interpretación del texto, debemos tratar de profundizar para evitar malentendidos que lleven incluso a peleas mucho más graves.
  2. Asumir la característica de saber sobre la conectividad del usuario. Poder conocer cuándo una persona puede recibir y leer mi mensaje, pero también que esta sepa lo mismo de mí, debe ser manejado tomando en cuenta la libertad. Puede ser una ventaja que quiera aprovechar, pero también una opción que desee desechar (todo es configurable).
  3. Respetar la libertad de manejar los tiempos de respuesta. Esto implica ser libre de decidir cuándo responder, pero también cuidar esa libertad en el otro. No perpetuar interminables cadenas de textos del tipo “¿Estás ahí? ¿Por qué no contestas? ¿Leíste mi mensaje?”. Y si alguien lo hace con nosotros, señalar claramente que, aunque parezca algo urgente, siempre puede esperar un poco. Si bien habrá veces en las que en verdad sea urgente, y eso debo saberlo medir también.
  4. Aprender a ocuparme de manera inteligente de cada tema. Esa libertad de manejar tiempos me enseña a que si tengo diez conversaciones abiertas, entre grupales e individuales, y cada una tiene un asunto distinto, mi mente se volverá loca tratando de estar presente y activo en todas. No pasa nada si dedico mi tiempo a responder una a una, dando prioridades entre lo urgente, lo importante y lo accesorio y secundario.
  5. Hacer uso consciente de cada recurso que ofrece la plataforma. Si necesito enviar un mensaje de audio, debo saber que tal vez la persona no esté en un ambiente adecuado para oírlo, y por lo mismo yo no puedo escuchar un mensaje de voz en cualquier sitio y rodeado de cualquier gente. Defiendo la privacidad. Si estoy en un grupo, no inicio una conversación con uno solo de los miembros, ignorando al resto. No reenvío contenido que sé que puede disgustar a los otros.

En fin, creo que el secreto del manejo adecuado del WhatsApp está en el respeto. Primero, el que muestro a mis propios tiempos y circunstancias, y desde ahí parto a brindar y exigirlo a los otros, pues si yo mismo no me respeto es probable que no pueda esperar respetar o ser respetado. Entender que esta plataforma no fue pensada para largos debates o interminables cadenas, ni tampoco es un teléfono fijo o una red social. Está hecha con el fin de optimizar la comunicación, pues podemos hacerlo de una manera más ordenada e inteligente que por otros medios. Siempre y cuando, claro, entendamos que si privilegiamos la libertad, poco espacio quedará para susceptibilidades y malas interpretaciones. Y siempre comprendiendo que –a pesar de todo– nada se equipara a una conversación cara a cara.

Usemos el WhatsApp como una herramienta para una comunicación más fluida y respetuosa.

Photo by Rachit Tank on Unsplash

¿Por qué no encuentro pareja?

Una pregunta que he oído muchísimas veces, pero que resulta más fácil de responder de lo que se cree. Más bien, pienso que está mal formulada, que podría decirse de otras maneras. Sin embargo, la entiendo y sé que se debe mostrar empatía ante el sentimiento de impotencia que refleja. Voy a tratar de ordenar un poco mejor las ideas encerradas tras ese cuestionamiento, esperando ayudar a aquellas personas que lo enfrentan.

Como ya escribí en artículos anteriores, el amor es un arte, a decir de Erich Fromm. Implica conocer la teoría, e irla haciendo práctica a través de la voluntad de dominarlo. Nadie nace sabiendo amar, ni en sentido amplio, ni a cada persona en particular. Yo relaciono esto con lo que Yokoi Kenji Díaz señala como lección de vida: “el hambre hace alucinar”. El amor se confunde con necesidad y se termina emprendiendo una relación con alguien que nos causa daño, y luego nos quejamos de que no encontramos la persona adecuada. La realidad es que nos olvidamos de los elementos básicos del amor (otra vez Fromm): cuidado, responsabilidad, respeto y conocimiento. Obviamos el fundamento principal, y que debería estar sobreentendido, aun cuando recordemos este poema:

Me estás enseñando a amar.

Yo no sabía.

Amar es no pedir, es dar

noche tras día.

Gerardo Diego

De aquí parto para reformular la pregunta que nos convoca en otras más adecuadas:

1. ¿Por qué no encuentro quién se preocupe por mí?

El amor es cuidado. Cuando amamos algo, alguien, no queremos que nada malo le pase. Es natural, entonces, que si tenemos una relación esperemos que el otro esté atento a cómo estamos, y ayudarnos a estar mejor. Pero, ¿nosotros lo cuidamos? Amar es no pedir, es dar. ¿Podemos esperar que alguien esté pendiente de nosotros si ponemos barreras, actuamos con desconfianza, respondemos con sospecha, con doblez? Ciertamente, para amar de forma sana debemos curarnos primero. Un animal herido reacciona con violencia porque se siente agredido. Entonces, si cuido de mí y tiro abajo mis muros para recibir al otro tal cual es, podría ser que logre ver que en realidad siempre quiso cuidarme y yo no me di cuenta.

Ejemplo: una persona me parece interesante, pero yo “me hazo el difícil” (decía mi sobrino). Trata de ayudarme a hacer algo, y yo respondo “no necesito a nadie, yo sí puedo”. Me pide un favor y pienso: “me está utilizando”. ¿Me estoy dejando cuidar, protejo al otro? A la final, aquella persona se puede alejar, pensando que en verdad no me importa.

2. ¿Por qué siempre me consigo irresponsables?

El problema está en confundir la responsabilidad con un peso impuesto desde afuera. La responsabilidad nace de mi libertad: yo decido responder (de ahí viene la palabra) a lo que me pasa y a lo que los otros dicen o hacen, puede ser de manera positiva o negativa. Lo último normalmente es considerado irresponsable (no sé responder adecuadamente). Decimos que maduramos cuando somos capaces reaccionar de un modo correcto a lo que nos ocurre. Pero, ¿actuamos nosotros de manera responsable? Amar es no pedir, es dar. ¿Podemos dejar de anteponer nuestros propios intereses y necesidades por el equilibrio de la relación? Si quiero que mi pareja sea responsable debo entender lo que me mueve a reaccionar mal, y luego tratar de comprender al otro. Es probable que me encuentre con un deseo de responder, pero una capacidad condicionada para hacerlo.

Ejemplo: hay cierta música que me molesta, sin embargo le encanta a mi pareja. Mi vida no va a cambiar por oírla, ni la de la otra persona por no hacerlo. Yo puedo elegir libremente irme a pasear para no escuchar, pero contándole a mi pareja que no aguanto esa música, por esto y aquello, y que me disculpe. Quizás la otra persona decida también dejar de oírla cuando estemos juntos, o enseñarme a apreciarla, así la puedo disfrutar igual. En resumen, fuimos responsables con la relación y con el otro y buscamos un camino para que esa pequeña diferencia no se vuelva una razón de ruptura.

3. ¿Por qué mis parejas nunca me respetan?

La responsabilidad sin respeto puede volverse una obligación autoinfligida. Es posible que considere inferior a la otra persona de alguna forma, como un adulto se siente responsable por un niño aunque no sea su hijo, o un altruista por un necesitado que encuentra por la calle. Esta es una forma de amor caritativa, agapé o xenía, un amor desinteresado. La relación de pareja no puede ser así, porque debe servir para apoyarse mutuamente en un crecimiento conjunto. Luego, el respeto (el saber mirar al otro con cuidado; según la etimología, re-mirar) es básico para una relación saludable: soy responsable de él, pero atesorando su libertad, su integridad y su individualidad. Y espero lo mismo de vuelta. ¿Confundo respeto con ser intocable? Amar es no pedir, es dar. ¿Puedo dejar de pensar que el otro no me respeta porque me muestra mis defectos y debilidades, aunque lo haga amablemente? Quizá lo que mi pareja me pide es un compromiso para ser mejor, y así crecer como persona y dentro de la relación.

Ejemplo: me resulta muy doloroso que me hagan sentir ignorante, así que cuando mi pareja me pregunta por qué no puedo reconocer que no sé algo, le alzo la voz y le digo “¡a mí me respetas!”. ¿Estoy pidiendo respeto, o estoy lanzándole la sangre de mi herida en su cara? Una vez más, si me sano primero puedo ser capaz de reconocer en el comentario del otro un deseo de que yo sea mejor cada día, y entender que me respeta tanto que quiere verme saber reconocer lo que debo corregir.

4. ¿Por qué nunca encuentro a nadie que me entienda?

No puedo amar sin conocer. Ya lo dije antes, recordando a san Agustín y santo Tomás. Y no seré capaz de cuidar, responder, respetar al otro si no sé quién es, qué siente, cómo piensa. Y ese es un trabajo, una búsqueda, una cruzada (quest), que nos toma la vida. No se trata de saludar y oír su nombre para decir que conozco a alguien, debo realmente intentar penetrar su vida. Nunca termino de conocerme a mí mismo, peor pretenderé conocer al otro y que este me conozca de una forma acabada. Esta es una labor delicada, paciente. Cuidadosa, responsable, respetuosa. ¿Creo que conozco tanto al otro como para leer sus pensamientos? Amar es no pedir, es dar. ¿Podré gastar tiempo en entenderlo? Saber mirar sus reacciones, sus virtudes, sus heridas, sus fortalezas, sus habilidades… Ese tiempo que invierto en conocer a mi pareja me hace uno con ella. Mientras más quiera el otro conocerme, por su parte, más seré capaz de expresar mis necesidades y mis posibilidades. Y construiremos juntos una relación, con esperanza, con fe, con amor.

Ejemplo: puedo pensar que cuando mi pareja responde a mi pregunta “¿te pasa algo?” con un “¡no me pasa nada!”, en realidad sí le pasa pero, o no sabe cómo expresarlo, o realmente no entiende qué es, o siente duda o miedo de contarme. Lo importante es que sé que hay algo que no me está diciendo. Necesito la habilidad de hablar con mi pareja para poder entender qué sucede y cómo ayudarla, si soy capaz. Ese diálogo abre la confianza y cierra la sospecha y la interpretación. Y aprendemos a conocernos. Y a amar.

Este ha resultado un artículo largo por su extensión, pero corto porque queda mucho más por decir. En resumen, explicando a Yokoi Kenji, si siento la necesidad de tener alguien a mi lado para responder a una vocación al matrimonio y la familia, o nada más con el fin de no estar solo, es probable que alucine y vea a cualquier bestia peluda como una buena pareja. Y cuando se me caiga la venda de los ojos veré a la bestia y no a la persona que esperé que sea la respuesta a mi necesidad. Por contra, si entiendo que amar es un arte que estoy aprendiendo y el otro también, que no puedo esperar perfección ni en mi pareja ni en la relación (como no puedo esperarla en mi mismo), seré capaz de entender que lo único que necesito en el otro (y en mí mismo) es la voluntad de compromiso. El deseo de edificar a mi lado un futuro juntos, a pesar de las adversidades y debilidades, y con toda la fe.

Amar es no pedir, es dar. Es construir los dos para la eternidad. Y hay alguien esperando hacerlo contigo.

Facebook no es la vida

En este inventario sobre las peculiaridades de los principales servicios de redes sociales, sus escenarios psicoafectivos y cómo actuar en ellas que vengo afrontado, prosigo con Facebook. Esta, si bien no fue ni la primera de la historia ni la primera que usé, sí fue la responsable de la explosión de estos servicios en el mundo y –consecuentemente– la que me enganchó definitivamente en los medios electrónicos. Comencé a usar Facebook allá por el 2007 y ciertamente, perdí mucho tiempo de mi vida ahí, en juegos y debates; sin embargo, luego aprendí a manejar mi relación con estas redes y eso me ha dado una buena perspectiva al respecto.

Facebook tiene una historia algo oscura en sus inicios, e incluso ha sido cuestionada por el manejo de la información que le confían los usuarios. A pesar de todo esto, sigue siendo la red social más utilizada, mayormente en la población entre 18 y 49 años. Es importante entender que la motivación inicial de este servicio fue conectar gente a través de compartir su información personal. Es por esto que Facebook se ha tornado un medio importante para volver a tomar contacto con personas de las que se había perdido la pista, e incluso conocer gente con la que se comparten gustos, aficiones y (es más) formas de ver la vida. No es extraño que, al reclutar personal, los encargados se fijen en perfiles y muros de Facebook. Esto ha vuelto a esta red un lugar donde queremos presentar nuestra mejor imagen, pero donde también defendemos nuestras posturas, en una suerte de híbrido entre Instagram y Twitter. Entre la realidad y el show.

Decía Marshall McLuhan que las sociedades siempre han tomado forma más por el carácter de los medios con que se comunican sus miembros que por la comunicación misma. En este sentido, Facebook ha gestionado una sociedad en la cual la privacidad ya no es un bien que se protege. En la aldea global eléctrica (según el mismo McLuhan) la gente sabe demasiado, y ya no hay lugar donde esconderse. Esto se debe al concepto del sociólogo canadiense de que toda amplificación y extensión es acompañada por una autoamputación que entumece alguna función. La tecnología electrónica se convierte en un modelo vivo del sistema nervioso central, pero su mecanismo inhibitorio conduce a la falta de privacidad. Benjamin Danet dice “El anonimato y la cualidad dinámica y juguetona del medio ejercen un poderoso efecto desinhibidor sobre el comportamiento. La gente se permite comportarse de maneras muy distintas a las de la vida cotidiana ordinaria para expresar aspectos de sus personalidades previamente inexplorados”. Y este proceso de engancharse en un elusivo espejismo es una adicción, según Jaron Lanier.

Visto todo esto, Facebook resulta un lugar donde husmear en la vida ajena. Aunque ello no es más que una ilusión, pues no es estrictamente así, sino que cada persona muestra lo que desea que fuera su propia vida. O, incluso, lo que quisieran que los demás consideraran que es. Un usuario puede escudarse tras un nombre que ni siquiera es real para dar opiniones controvertidas y hacerlo de maneras jocosas, amables o incluso agresivas. De todas formas, el individuo siente que puede actuar así porque es algo que se reduce al ámbito de este medio social. Sin embargo, esto no es tan real. Lo que se publica ahí puede comenzar a recorrer la Internet de maneras insospechadas, con fines más o menos buenos. La privacidad, entonces, pasa a ser poco menos que un lujo.

Si bien esto se puede aplicar a muchos servicios de redes sociales, es evidente que Facebook es el paradigma de todas ellas. Se publica una foto esperando likes, se postea una frase para generar polémica, se inventa o se comparte un chiste confiando que se viralice. Los temas son absolutamente todos los que se le pueda ocurrir al conglomerado humano que habita este medio, sin límites. Claro, esto lleva a la plataforma a incluir seguridades cada vez más fuertes para impedir que se vulnere la integridad de sus usuarios; de todas maneras, nunca serán perfectas, y múltiples formas de crimen se pueden colar en ella.

Me he topado en mi práctica profesional con muchas personas que juzgan sus relaciones a través de su interacción en Facebook. Que si publico una foto, espero un “Me gusta” de su parte; que si comento una publicación suya, quisiera que felicite mi ingenio en la Red; que si le da “Me encanta” a un post de su ex, significa que mantienen una relación… Y un larguísimo etcétera. De las maneras más intrincadas, las personas interpretan sentimientos reales a través de reacciones en línea. Esto no es saludable, pues no sabemos realmente cuál es la motivación detrás de estas interacciones: simple compromiso, actos en cadena, amor, odio, sarcasmo, comicidad. Y así.

Hablar de Facebook es hablar de las características de la sociedad ampliadas y dramatizadas, pero también enfocadas en mostrar eso que la humanidad quisiera ser, sus más altos ideales. Las causas justas, las ideas altruistas, los espacios de comunidad también están presentes en esta red, y pueden ser usados y potenciados hasta donde queramos imaginar. Si, como McLuhan pensaba, la sociedad se construye por los medios que usa para comunicarse, claramente la nuestra está fundamentada en estas redes sociales. Podemos aprender a usarlas como una herramienta de encuentro, como fue en sus inicios, y aprovecharla para generar y fortalecer nuestros lazos. Aun a pesar de distancias físicas, emocionales e incluso espirituales.

Podemos hacer de Facebook un puente para sentirnos más hermanos.

Foto de Alex Haney en Unsplash

Twitter no es la vida

Continuando con esta serie que he abordado sobre las características de los medios sociales, sus consecuencias psicológicas y cómo responder a ellas, paso a tratar Twitter. Mi relación con esta red siempre ha sido bastante “de ladito”; es decir, tomando distancia. Principalmente por dos razones: antes, porque me resultaba complejo el microblogueo, o sea reducir mis comentarios a 140 caracteres; después, por lo enfebrecidos que se pueden tornar los debates en esta red. Sin embargo, una vez que le agarré la vuelta, hasta le voy tomando cariño.

El principio básico de Twitter, en el cual se fundó y que sigue presente a pesar de todos los giros que puede haber dado la plataforma, es poder compartir “una breve ráfaga de información intrascendente”, como el tweet (piar) de un pájaro. Con el lema de “¿Qué está pasando?”, o también “de qué está hablando la gente”, presenta una declaración de principios muy clara, que la distinguió en su momento de otras redes sociales: se podía dejar una breve exposición de qué ocurría en la vida de uno o qué ideas tenía en mente. Sin duda, este seguirá siendo su principal atractivo, y esos límites le dan esa gracia de lo inmediato. La gente comenzaba a meterse no solo en la mente del vecino, sino en una mentalidad colectiva que –lamentablemente, y hay que decirlo– también nos demostraba un nivel de confrontación muy alto.

En la lista de los siete pecados capitales actualizados, de Spencer Greenberg, a Twitter le corresponde la ira. A mi modo de ver, esto es explicado por McLuhan: “Ese es el mensaje de la información eléctrica. Es instantánea, y no posee cuerpo. Se es como un ángel, una inteligencia descorporizada”. En los medios electrónicos, además, “cada uno de nosotros está irrevocablemente envuelto en la vida de los demás, y es responsable de ellos”. La académica de tecnología y los medios sociales, danah boyd (ella lo escribe con minúsculas), al analizar que el contenido de los tuits en mayor cantidad es lo que se llama “balbuceos inútiles”, considera que se trata de comunicación fática; es decir, aquella que sirve simplemente para entablar conexiones (como cuando el perro mueve la cola o el humano dice ‘hola’). Los usuarios quieren saber qué piensan, hacen y sienten las personas que los rodean, incluso cuando la copresencia no es viable.

Entonces, el anonimato de los medios electrónicos, sumado a la sensación de conexión que brindan, prácticamente con todos y cada uno de los seres humanos, hace que los tuiteros se sientan responsables del mundo entero. Por esto, no solo que no les preocupa tanto presentar una buena imagen de ellos mismos, sino que incluso pueden mostrar su lado más feo siendo agresivos e irrespetuosos, todo en aras de lo que ellos consideran que es el bien común. Es verdad, muchas personas tuitean noticias o traspasan contenido de valor a través de retuiteos. Pero hay que ver las respuestas que reciben, con violencia verbal inusitada en repetidas ocasiones.

Sin embargo, Twitter tiene por esto mismo un poder muy grande. Se habla, por ejemplo, de muchas manifestaciones populares (como las que se enmarcan en la llamada primavera árabe) que no solo fueron convocadas por esta red social, sino que tomaron fuerza gracias a ella. Tal es la importancia de este medio electrónico, que las palabras tuitear, tuiteo, tuit y tuitero entraron en el diccionario de la Real Academia Española en 2014. Todo esto refleja precisamente que el lema “¿Qué está pasando?” en verdad cala en los usuarios y se consideran a ellos mismos artífices de un cambio social a través de 140 caracteres.

Claro está que no deja de ser una red donde se produce lo que llamamos acicalamiento social; o sea, esa actividad que usamos no únicamente para mantener limpio y ordenado el organismo del otro (como los monos que quitan parásitos de sus congéneres), sino sobre todo para fortalecer nuestros lazos. Los “Me gusta”, retuiteos y comentarios funcionan, como en la mayoría de medios sociales, como formas de demostrar aprecio, ese aprecio por el cual los seres humanos vivimos y muchas veces nos desvivimos. Los famosos, los Twitstars, inician así, igual que los blogueros o yutuberos más conocidos, y terminan siendo las celebridades del mundo actual. De la búsqueda de acicalamiento social, pasan a ser influencers, que sienten una presión por mantener a los followers al día y emitir comentarios sagaces y oportunos.

Sea cual sea nuestro lugar en Twitter (seguidores o seguidos), debemos ajustar lo que brindamos y lo que recibimos en esta red social. Estamos obligados a considerar al otro, su buen nombre, respetar su honra. Asimismo, debemos procurar no sentirnos agredidos ante los comentarios virulentos de los demás, pues terminaríamos muy heridos. Esta red social es la selva, pero también podemos ser Tarzán. O Chita. Es posible navegar en ella y quedarnos con lo que nos sirva, desechando la basura emocional que se riega en el entorno como forma de acicalamiento social o búsqueda de aprobación. Buscar brindar amor, y no ira.

Encontremos un espacio de diálogo, escuchando activamente, en Twitter.

Instagram no es la vida

Cuando meditaba en este artículo, pensé hablar de los medios sociales en general y su relación con la realidad, con las consecuencias en nuestras emociones, pensamientos y actos. Me di cuenta de que es un tema muy amplio, y del cual ya –seguramente– mucho se ha hablado. Así que he pensado que se puede convertir en una serie, donde me enfoque en un aspecto de ellos cada vez. Por esto quise comenzar por Instagram, tal vez porque es el que más me gusta (aunque todavía no lo manejo como se debe), tal vez por ser la red social de mayor crecimiento hoy, o tal vez por ajustarse más a las predicciones del sociólogo Marshall McLuhan desde mi punto de vista.

A pesar de ser yo mismo un migrante digital (cuando nací no se habían popularizado los medios electrónicos, aunque con el tiempo me moví a vivir en ellos), estos medios nunca me fueron extraños. Es más, en mi adolescencia fui un geek, uno tercermundista, claro. Es decir que devoraba material sobre computación, pasaba horas frente a mi Atari 400 (y luego una TI) jugando y programando, y hasta era fanático de cuanta película y serie hablaba de esos aparatos. Y cuando llegó la Internet y con ella las redes sociales, me enganché rápidamente. Pensé que podía ser un vehículo de cambio para el mundo a través de la defensa de la verdad. Y lo sigo creyendo, aunque de una manera más “show and tell (si cabe la comparación), que dentro de debates interminables.

Marshall McLuhan hablaba de que con la popularización de la escritura se pasó del hombre oral al hombre visual. De la transmisión colectiva de la información en el fogón, alrededor de los ancianos de la tribu, al consumo individualista a través de la palabra escrita y luego la imagen reproducida (desde las artes visuales hasta la Internet). “El alfabeto fonético redujo el uso simultáneo de todos los sentidos que es la expresión hablada, a un mero código visual“. Instagram es una muestra muy clara de esto, incluida la televisión como contenido (también palabras de McLuhan) en IGTV. Es tal vez la aplicación más palpable del mito de Narciso que usaba McLuhan: la persona se enamora no de sí misma, sino de la imagen que proyecta y que ve reflejada en estos medios electrónicos. Por eso, Spencer Greenberg (un matemático interesado en las ciencias sociales), habló de la envidia como el pecado capital que habita en Instagram: todos quieren mostrarse mejor de lo que se muestra el otro.

Es debido a esto que, en la caza de likes (de corazoncitos), es natural que entremos en una ansiedad por mostrar lo espectaculares que somos. No vale poner una foto del momento en el que nos levantamos, todos desordenados y sin maquillaje. No vale poner el huevo frito que nos comimos para pasar el hambre porque no pudimos comprar nada más. No vale presentar la imagen de nuestro cuarto sucio o en caos. O vale únicamente si la representación que queremos mostrar es la de la víctima que, más que likes, necesita mensajes de apoyo y comprensión. Sin embargo, si no es así, lo que deseamos enseñar es la fotografía de nuestra mejor cara, alegres y positivos, luminosos y exitosos, serenos y audaces. Porque el mundo necesita conocerme y enamorarse de mí, así yo podré sentir que valgo la pena. A la larga, quiero ser como me presento, a ese sí lo amo y me parece amable.

Todo ser humano busca aprobación, pues de esa manera sabemos que somos valiosos y podemos seguir aportando a la sociedad porque estamos la ruta correcta. O, por el contrario, nos sabemos capaces de entender dónde podemos corregir para seguir creciendo. El problema surge cuando esta necesidad de aceptación se choca con una autoimagen muy pobre (y, normalmente, reñida con la realidad). Entonces nuestro ego nos pide brillar, sea como sea, y de manera desesperada. Y las redes sociales, en particular Instagram, han llegado para ser utilizadas con estos fines.

Una autoimagen sólida no necesita aplausos para saber quién es y cuánto vale. El amor propio comienza por entender el amor que Dios nos ha tenido para crearnos, y de ese amor comienza a brotar los amores de nuestros padres, nuestros hermanos, nuestros amigos… de los demás. Amores que no surgen de cómo nos vemos, sino de quiénes somos: seres únicos e irrepetibles, tesoros por nuestra singularidad y por lo que podemos brindar al mundo, con los talentos que vienen de la Providencia. Reconocer esto es el primer camino hacia el trabajo denodado en la construcción de uno mismo, hacia el aprovechamiento de los dones, hacia la consecución de la vocación-misión. En fin, del sentido.

Instagram puede ser una herramienta valiosísima para mostrar al mundo, a quien quiera verlo, lo que tenemos para dar. Pero que esta transmisión de nuestro ser no se choque con el respeto a nuestra propia integridad, y –obviamente– la de los otros. Que no se convierta en una competencia, en un nido de sentimientos negativos hacia los logros del vecino. Un lugar donde podamos regar amor, donde podamos transmitir la luz de la verdad, y no la careta, el engaño, la hipocresía y la doblez. Si sabemos manejar los medios sociales como lo que son, dones de Dios para la comunicación de la verdad, entonces no solo serán positivos sino necesarios.

Que el Instagram sea el nuevo fogón donde aprendemos y compartimos.

Confrontar con la muerte

Hoy tenía pensado otro artículo. Pero me topé con la noticia de que un amigo de toda la vida ha perdido a su hijo de 18 años. Y entonces siento la necesidad de hablar de algo de lo cual nunca es fácil hablar. Es que estoy de acuerdo con Freud en cierto sentido, en cuanto a las pulsiones fundamentales, pero considerando al sexo y la muerte como los dos temas más difíciles de tratar. Y lo compruebo ahora, sabiendo que no hay muchas palabras que decirle a alguien que está sufriendo una pérdida así. Sin embargo, creo que hay unas cuantas ideas que pueden ayudar.

Utilicé el verbo “confrontar”, aunque pensé primero en “afrontar” y luego en “enfrentar”, porque este tiene en su significado la idea de dos realidades que se ponen frente a frente, y no únicamente la una se hace visible por la otra. Es decir, confrontar la muerte implica ese momento en el cual yo me pongo delante de ella, que se ha hecho presente y palpable en mi vida. Sea por una enfermedad o accidente graves (míos o de un ser querido) o por el fallecimiento de alguien muy cercano, la muerte deja de ser una idea conceptual nada más y se vuelve algo concreto. Pasa a ser parte de mi existencia de una manera indeleble.

Viktor Frankl consideraba que “si el hombre fuese inmortal, podría demorar cada uno de sus actos hasta el infinito“. Es decir, sin la muerte, la vida carecería de sentido. Frankl perdió a su esposa, su hermano, sus padres y otros cercanos en los campos de concentración, de los que él mismo sobrevivió. Estas experiencias le confrontaron con la muerte, por eso supo darle una dimensión diferente y estudiarla dentro de lo que él llamó “la tríada trágica” (junto con el sufrimiento y la culpa), trágica pero esperanzada a través del logos, el propósito.

El vivir la muerte de cerca nos confronta con ella: nos recuerda nuestra finitud, y nos llama a la acción. Pero este es el aspecto positivo, el que nos lleva la crecimiento. Sin embargo, ¿qué decir del dolor que nos produce cuando alguien que amamos ya no está presente? ¿Cómo darle un sentido al vacío que ha dejado esa persona tan importante para nosotros? Esto es mucho más claro cuando los padres enfrentan la muerte de un hijo. Y esa claridad empata con una campana de Gauss relacionada con la edad de este: siempre es un hecho devastador, pero lo es más mientras más se acerca a la madurez y cuanto más lejos esté de la vejez. Que muera un chico al final de su adolescencia deja una herida más profunda que un niño de meses o un hijo ya en la tercera edad. De todas formas, como decía, siempre es un hecho dramático pues lo natural es que el hijo entierre al padre y no al revés.

El Imperio de la Luz, René Magritte. Creo que expresa perfectamente la idea.

Entonces, ¿qué consuelo puede tener una familia al perder a un hijo, a un hermano? El primer consuelo lo tiene el creyente en la vida eterna. Pero aun prescindiendo de ella, el legado de cada ser humano es inmenso. Toda persona nos deja recuerdos, emociones, ideas que se quedan con nosotros y nada logrará quitarnos. Por esto, por más que todo ser amado que se va siempre deje un vacío que no puede ser llenado por nadie (ni siquiera por Dios, decía un sacerdote en una misa de exequias), también deja un bagaje de buenos sentimientos, de cosas positivas a la final. Transmite una herencia de amor que igualmente nadie podrá remplazar. Y esa herencia la comparte toda la familia, al igual que el dolor. Por esto, es un duelo que deben trabajarlo juntos, con esperanza.

Y es ahí donde le damos sentido a la muerte del que amamos.

De la excusa al autoengaño

En mi familia ampliada existe un dicho: “muera la gallina con su pepita”, aduciendo a algo que a uno le encanta hacer a pesar de saber que le causa daño (como fumar). Aunque no lo he oído en otros ámbitos, sé que no es exclusivo nuestro y es resultado de modificaciones de un original (“viva la gallina…”) que se consigna en el Quijote, quién sabe cuántas generaciones atrás, y que tenía el sentido de que se prefieren los achaques de la enfermedad a la cura (como el malestar de la gripe en lugar del jarabe de cebolla). En todo caso, ambos hablan de una misma realidad: la diferencia entre lo que uno piensa y cómo actúa. El existencialista católico Gabriel Marcel tenía una frase para esto: “cuando uno no vive como piensa acaba pensando como vive”. Y san Pablo: “puesto que no hago el bien que quiero, sino que obro el mal que no quiero”. Tratamos de tener coherencia, diríamos.

Leon Festinger, psicólogo social estadounidense, ideó una explicación para este fenómeno: la disonancia cognitiva. Disonancia, como dos notas que no suenan armónicamente y causan una sensación desagradable; cognitiva (del latín cognoscere, ‘conocer’) al ser información procesada a partir de la percepción, la experiencia y las características propias de cada sujeto. Festinger definió originalmente la disonancia como una discrepancia “entre dos elementos cognitivos”, aunque hoy sabemos que pueden ser otros elementos: emociones, sensaciones, etc. La teoría de la disonancia cognitiva postula que cuando en una situación de libre elección no actuamos de acuerdo con nuestras actitudes, se produce un malestar interno. De todas formas, realizar una acción inconsistente con nuestras convicciones por obligación o cuando podemos obtener una gran recompensa o evitar un gran castigo (“justificación externa suficiente”), no conduce a la disonancia. Esta se desencadena principalmente cuando la discrepancia se refiere a la imagen de uno mismo, según Andrzej Malewski. Daryl Bem, por su parte, formuló una teoría de la autopercepción que afirma que las personas deducen sus actitudes de su propio comportamiento como lo haría un observador externo.

Sea cual fuere la explicación científica, lo cierto es que cuando hay una discrepancia entre nuestros pensamientos y nuestros actos o emociones, tendemos a cambiar algo con el objetivo de calmarnos. Santo Tomás de Aquino hablaba de la sindéresis, la capacidad natural para realizar juicios sensatos y rectos, como una habilidad, tanto especulativa como práctica, que nos impulsa al bien. Por extraño que suene, todos los seres humanos estamos atraídos a buscar el bien, el problema está en qué consideramos bien, un concepto que puede estar más o menos desordenado, dependiendo de nuestra historia personal. Y en esta consideración entra el proceso cognitivo del que hablamos: ¿por qué hice esto que percibo como malo, si yo siempre busco el bien, pues soy una buena persona? Festinger señalaba tres salidas a esta disyuntiva:

  • Cambiar uno de los elementos que están en colisión entre sí.
  • Reformular el significado de uno de los elementos incompatibles.
  • Agregar un nuevo elemento cognitivo, cuya tarea es reducir la contradicción entre los elementos existentes.

Ejemplo: sé que fumar hace daño a la salud, mía y de los que me rodean. Posiblemente dejaría de fumar y si lo hago sería en espacios abiertos o diría que existen estudios que demuestran que no es nocivo. También podría restarle importancia diciendo que “de algo hay que morirse”. O por último saldría a hacer ejercicio al aire libre para sacar todos los elementos nocivos del organismo.

Es frecuente que cuando realizamos algo que sabemos que está mal (es decir, que le hace daño a alguien) encontremos una excusa para quitarnos esa culpa o terminemos diciendo que en realidad no está mal. Llegamos tarde, y hablamos del tráfico, del jefe que no me dejó salir, de un dolor de cabeza, de una llamada que se demoró. O sea, trataremos de demostrar que la responsabilidad siempre queda fuera de nosotros. Sin embargo, también somos capaces de ver ese retraso como una reacción positiva a la impuntualidad de los demás: yo debo hacer notar que mi tiempo es valioso y no puedo esperar a nadie. El momento en el que el resto cambie, yo también. Inclusive, llegamos a percibir que no tiene ninguna importancia, porque igual las reuniones comienzan tarde.

En fin, que nos autoengañamos muchas veces. En algún sitio leí estos días una frase diciendo que el autoengaño no existe, porque nosotros sabemos que es mentira lo que decimos. Yo estoy convencido de que hay procesos mentales que nos impulsan a creer de forma genuina en lo que expresamos, porque necesitamos mostrar que somos buenos y hacemos bien las cosas. Incluso podemos oír a un psicópata diciendo que sus víctimas merecían la muerte que él les dio. Lo dicho, él busca el bien, de una manera muy retorcida ciertamente, pero el bien al fin y al cabo. Sin embargo, fuera de este ejemplo patológico, pienso que esta tendencia al recto juicio nos puede resultar beneficiosa cuando crea discrepancia entre nuestras acciones y lo que pensamos. Quizás ese sea el llamado de alerta para entendernos mejor, como individuos y raza humana, y llevar los principios que defendemos hacia algo cada vez más elevado. Tal vez sea una forma de entender la voz de la conciencia.

Deberíamos tratar de analizar nuestras disonancias cognitivas y encontrar la salida que más nos haga crecer y que permita que nuestros actos e ideas aporten a la sociedad y a los que más queremos. No se trata de justificarnos ni de mentirnos a nosotros mismos. Se trata de estar conscientes de esos dos elementos en discrepancia y entender qué debemos cambiar en ellos para buscar la felicidad. Muchas veces, esto se puede centrar únicamente en darle un sentido más grande que nuestra vida (la justificación externa suficiente). Este sentido hará que todo sacrificio de nuestras tendencias más profundas tengan una motivación lo bastante libre y proporcionada. Y si esta motivación es la bienaventuranza, ese ideal de ser perfectos como Dios, estaremos en el camino correcto.

La libertad y el sentido nos darán la paz mental que necesitamos.

Idiosincrasia o ideología

Encontré en el blog Blueberry, que sigo, un muy interesante punto de vista, y muy válido, acerca de cómo uno no debe ir por la vida esperando que los otros nos den las respuestas. Sin embargo, considero que lo podemos completar. Es verdad, no tenemos que vivir “conquistando idiosincrasias” ajenas, como dice la autora, porque la misma palabra lo indica: ídios en griego apunta a aquello que es propio de un individuo (por extensión, de un colectivo). La idiosincrasia es mía o, por último, común a los distintos grupos humanos a los que pertenezco (mi familia, mi país, mi religión, etc.). Pero nadie me la puede transmitir y peor imponer: yo la construyo mientras voy viviendo, pues es una imagen de mí mismo. Pienso, en cambio, que se trata de no dejarse inundar por ideologías.

La ideología es para Karl Marx y Friedrich Engels, quienes le dieron el sentido actual a la palabra, el conjunto de principios que explican el mundo en cada sociedad. Al tratarse de una normativa particular, muchas veces están divorciadas de la realidad. Para el psicólogo funcionalista William James, mientras tanto, la importancia y significación personales (idiosincrasia) era el criterio primordial, así como la libre voluntad, la capacidad de compromiso y decisión para alcanzar los diversos estados de conciencia a través de la introspección. James, con su estudio del self, se relaciona con la importancia de la individualidad en la psicología humanista, como la de Maslow, quien entre sus necesidades de crecimiento mencionaba a la idiosincrasia como forma de las necesidades de singularidad.

Creo que el punto saludable, como casi siempre, es el equilibrio entre los dos polos. Entre el completo aislamiento físico, intelectual, emocional, por un lado, y la total permeabilidad a todo lo externo por el otro. Lo que me devuelve mi dignidad como individuo único es el saber escoger aquello que me influye porque sintoniza con mi esencia. No soy un títere de lo que los demás me dicen, pero tampoco soy una isla que tiene que aprenderlo todo por la propia experiencia, desde cero.

Me subo en hombros de gigantes, como decía Newton, y miren que la ciencia no sería la misma sin él. Soy lo que soy gracias a lo que los demás me han dado porque me he moldeado con altos ejemplos. Pero la decisión ha sido siempre mía, pues -a la final- soy yo quien ha elegido libremente. Me moldeo aprendiendo de los demás.

Ese equilibrio es el esencial. Yo mismo encuentro el sentido de la vida, pero tengo guías que me ayudan en esa labor, la más importante. Como seres sociales, mi autoconcepto surge tanto de mi autoimagen como de lo que me transmiten los demás de su percepción acerca de mí. De igual forma, no podríamos aprender casi nada si nadie nos lo enseña. Entonces, no es negativo en sí escuchar opiniones ajenas, lo malo es depender de ellas. Ahogar nuestra propia voz para oír nada más lo que nos viene de afuera.

El ser humano transcurre su vida esperando respuestas. Como diría Fito Páez, “uno pasa buscando, y perdiendo certezas”. Sin embargo, cuando esa búsqueda se traduce en angustia, muchas veces las personas comienzan a perseguir esas respuestas desesperadamente, hasta debajo de las piedras. Y en esa ansiosa persecución pueden dejarse llevar por cualquier canto de sirenas. Es ahí donde pierden su identidad, su idiosincrasia, en aras de ideologías que les dan algún sentido de pertenencia. Esto les da seguridad por un tiempo, pero como no llenan su necesidad de crecimiento, de actualización, ese llamado a la trascendencia, se quedan cortas.

Es entonces necesario apoyarse en el conocimiento y las experiencias de otros, agradecer los consejos y opiniones que nos dan otras perspectivas de la vida y de nuestra propia realidad. Sin embargo, no podemos perder nuestra esencia dependiendo solo de ellas. Yo no dejo de ser yo si escojo racionalmente aquello que tomo de los otros. Es más, es importante aprender a aprehender, a adquirir información de todas partes pasándola por el tamiz de mis principios, mi vocación y el sentido de mi vida.

Reconocerme es también reconocer mis influencias.

¿Es posible el distanciamiento social?

En muchos lugares, del confinamiento se ha pasado a lo que se ha llamado en algunos sitios “nueva normalidad”, basada en el regreso a las actividades con ciertas restricciones. Esto ha llevado a duras críticas hacia estas medidas, ante el repunte de contagios en muchos de los lugares que han adoptado dichas normas. Yo no quiero caer en la falacia de que correlación implique causalidad (o sea, que cuando dos cosas disminuyen o crecen al mismo tiempo, una es causa de la otra) sin suficientes datos. Sí es claro que existen muchos casos documentados de personas que, en semáforo rojo, naranja o amarillo, y a pesar de toda ley restrictiva, siguen incumpliendo las normas de aislamiento o distanciamiento social. ¿Podemos juzgarlos así, sin más? ¿Es este en verdad posible para el ser humano?

En realidad, no es una respuesta fácil de sí o no. Tomando en cuenta que somos sociedades de fisión-fusión, la primatóloga chilena Isabel Behncke señala que el confinamiento y la distancia social aumentan el conflicto. Una sociedad de fisión-fusión es aquella en la que sus miembros se agrupan y separan según ciertos criterios de afinidad: la protección, la consecución de alimentos, la perpetuación de la especie, el juego, etc. Los humanos tenemos un grupo en casa, vamos a la oficina y nos involucramos en equipos de trabajo, luego salimos a divertirnos con un grupo de amigos. Esto nos ha vuelto sociedades complejas, según Federica Amici, Filippo Aureli y Josep Call, produciendo un desarrollo cognitivo gracias a esos retos. Hemos generado herramientas que nos ayudan a enfrentarlos, lo que se llama el Cerebro Social, como son la mentira, la adulación, la manipulación, el chantaje, pero también la amabilidad, la empatía, el autocontrol.

Luego, es lógico entender la necesidad de la gente de salir de su casa. Necesito el contacto, necesito abrirme y compartir no solo con las personas con las que cohabito un espacio, sino con gente incluso que no conozco. Eso permite que mi cerebro permanezca activo y ejercitar mi músculo social. Esto en niños y adolescentes es incluso más necesario, pues se van construyendo procesos neuronales importantes fruto de la interacción social, como nos recordaba Lev Vygotsky. Esto sin contar los aspectos económicos que son los que más se toman en cuenta para pasar a la “nueva normalidad”. Ya he venido hablando algo de esto en artículos anteriores, pero creo que es pertinente enfocarnos en algunos puntos más.

Pienso que es muy fácil condenar como irresponsable a quien sale a visitar a los parientes o hace fiesta con los amigos. En realidad, objetivamente, no deja de serlo. Pues hay que tomar en cuenta de que, aunque mi posibilidad de contagio sea muy baja, y la de curarme incluso sin ninguna atención médica muy alta, no puedo decir lo mismo de todas las personas, menos aún de los grupos más vulnerables. Además, recordemos, estamos hablando de posibilidades. La realidad es bastante más incierta. Sin embargo, el argumento que más me mantiene confinado en mi caso particular es pensar en el resto: si yo enfermo y necesito ir a un hospital, seré un número más que se suma al colapso del sistema de salud. Y eso sin tomar en cuenta que en el camino probablemente haya contagiado a mucha más gente.

Pero tal vez estos argumentos no estén tan claros para la mayoría de individuos. Incluso, no creo que sean muy conscientes de cómo sus impulsos más básicos los están empujando a faltar a las normas y convenciones sociales en tiempos de pandemia. Es muy posible que sigan funcionando bajo las órdenes del pensamiento mágico más que por la obediencia a la realidad: tal cual un niño se pone un traje de Superman y piensa que puede volar, o un adolescente que va a 120 Km/h en una calle porque se siente un piloto formidable. Nunca le ha pasado nada, ¿por qué le tiene que pasar ahora?

El proceso mental del ser humano es muy complejo. No basta con decir “quédate en casa”, o incluso “¡¡¡quédate en casa, chch, HDLGP, -bip-, -bip-!!!”. Habría que apelar a esos mecanismos de adaptación superiores, que nos han permitido sobrevivir en sociedades complejas de fisión-fusión como la nuestra. El más importante: el autocontrol. Puedo necesitar enormemente visitar a mis papás, porque no los veo más de cuatro meses, pero me controlo. Sé que tengo que protegerme, protegerlos a ellos y –más que nada– a esos desconocidos a quienes les podría estar quitando los cuidados necesarios para poder seguir vivos.

Entonces, ¿es posible el distanciamiento social? Sí, es posible. La humanidad tiene suficientes recursos como para mantenerse conectada sin necesidad de recurrir al contacto físico, aunque no sea exactamente lo que necesitamos. Y, sobre todo, podemos inhibir esas necesidades y volverlas una dádiva hacia el otro y la sociedad entera. Mi sacrificio es un aporte a mi entorno.

Pienso en los demás para poder ser feliz.