Los medios sociales no son la vida

Las redes sociales están modelando nuestra sociedad, no solo a la juventud. Si aprendemos a usarlas como herramientas y no dejar que nos usen, es posible construir comunidades que fomenten el encuentro.

Ningún esfuerzo sirve para nada

¿Cuántas veces hemos pensado que es inútil intentar nada? ¿Que estamos destinados al fracaso? ¿Que nada de lo que ocurre está bajo nuestro control? Esto se da por lo que llamamos indefensión aprendida. Pero se puede aprender a utilizar nuestras capacidades para darle solución a nuestros problemas.

YouTube no es la vida

YouTube está modelando la sociedad del siglo XXI. Por esto, no podemos dejar de usarlo como una plataforma para el encuentro, la formación y la transmisión de lo bueno, verdadero y bello del ser humano.

WhatsApp no es la vida

WhatsApp es una aplicación que puede generar mucha ansiedad en el usuario por diversas razones. Sin embargo, podemos aprender a usarla positivamente como una herramienta para optimizar la comunicación a través del respeto y la libertad.

¿Por qué no encuentro pareja?

Tal vez pensamos que no existen parejas para nosotros porque no estamos sabiendo mirar. Que no existen relaciones perfectas porque no somos perfectos, y que amar es un arte que aprendemos juntos. Esa debe ser nuestra esperanza.

Facebook no es la vida

Facebook es una plataforma donde conectamos con otra gente. Esto hace que compartamos lo que queremos mostrar de nuestras vidas, aunque eso atente contra nuestra propia privacidad. Sin embargo, si sabemos utilizar la red adecuadamente, podemos generar un cambio.

Twitter no es la vida

Twitter es un medio social donde, a través del microblogueo, las personas cuentan su vida y su visión del mundo, sintiéndose responsables por él. Esto lleva a confrontaciones bastante agresivas, de las cuales podemos huir gracias al amor.

De la excusa al autoengaño

Es frecuente que tengamos que buscar explicaciones a nuestros errores, e incluso lleguemos a creer que esas explicaciones son ciertas para evitar el malestar interno que nos produce no actuar como pensamos. Pero hay respuestas sanas a esta disonancia cognitiva.

Idiosincrasia o ideología

Muchas veces dejamos que sean otros quienes nos den las respuestas de la vida. Sumar los conocimientos, opiniones y experiencias de otros a los nuestros nos ayuda a irnos construyendo, siempre que lo hagamos de una manera consciente y racional.