Conflictúame, por favor

Solemos pensar que el conflicto es algo malo, porque hemos aprendido que debemos tener la razón. Y de ahí surge un conflicto interno que se refleja en el externo: no sé si vale la pena discutir. Todo se trata de saber cómo y buscar el crecimiento. ¿Cómo manejas tus conflictos?

El poder del no

Muchas veces evitamos decir “no” rehuyendo el conflicto que puede ocasionar. Frecuentemente, lo evitamos con nosotros mismos, cayendo en la comodidad y la inacción. Enseñar a respetar el no del otro es importante para los niños, porque así crecen seguros, con amor propio y con capacidad de respeto. ¿Sabes decir “no”?