Un año más

El año nuevo es una fecha arbitraria que refleja una realidad vital: debemos hacer un balance de los meses anteriores para proyectarnos al futuro con una fe y una esperanza renovadas. Que este 2021 lo tomemos más fuertes para seguir nuestro camino con sentido.

Tengo derecho a rehacer mi vida

Cuando nos sentimos quebrados luego de una separación dolorosa, producto de una relación tormentosa, pensamos que tenemos derecho a rehacer nuestra vida. Si entendemos correctamente, rehacer nuestra vida significa reconstruirnos con los pedazos que dejó la crisis, aun con la misma persona o solos.

Ser obedientes a la realidad

La obediencia a la realidad nos permite seguir caminando hacia nuestro ideal sin frustrarnos y aprendiendo a intervenir en lo que está en nuestras manos, nada más.

El don de la culpa, pt.2

Continuemos hablando de la culpa. Luego de detectar cuándo el sentimiento de culpa es positivo o no, debo encontrar cómo darle un sentido dentro de mi propósito de vida. Entonces puedo usar estrategias para que la culpa sea una estación en mi camino hacia el cambio, hacia mi misión final.

Confrontar con la muerte

Entender la muerte de un ser querido implica entender la finitud del ser humano. Darle sentido significa descubrir el legado de amor que nos deja esa persona, a pesar del vacío y el dolor.

De la excusa al autoengaño

Es frecuente que tengamos que buscar explicaciones a nuestros errores, e incluso lleguemos a creer que esas explicaciones son ciertas para evitar el malestar interno que nos produce no actuar como pensamos. Pero hay respuestas sanas a esta disonancia cognitiva.

Idiosincrasia o ideología

Muchas veces dejamos que sean otros quienes nos den las respuestas de la vida. Sumar los conocimientos, opiniones y experiencias de otros a los nuestros nos ayuda a irnos construyendo, siempre que lo hagamos de una manera consciente y racional.

¿Psicología positiva o falta de realismo?, pt.2

¿Es suficiente pensar positivamente para ser feliz? No siempre, porque esto sería perder contacto con la realidad. Se trata de trabajar las tres dimensiones de la felicidad: el placer, el compromiso y el sentido.

Hablar con el resiliente

La resiliencia es la capacidad para volver de un salto a nuestro estado anterior luego de que algo nos tira al piso. Más que una capacidad es un proceso que seguimos luego de aceptar el dolor y la ira, y salir con creatividad hacia una nueva vida.