Siempre en la mitad

Es frecuente que sintamos que nos debatimos entre dos ideas, y con ellas entre dos personas que las defienden. Ser mediadores implica conocer ambas posturas para tener nuestra propia voz y defender la nuestra, sin temor a dañar a nadie con ello.

De la excusa al autoengaño

Es frecuente que tengamos que buscar explicaciones a nuestros errores, e incluso lleguemos a creer que esas explicaciones son ciertas para evitar el malestar interno que nos produce no actuar como pensamos. Pero hay respuestas sanas a esta disonancia cognitiva.