Yo no necesito un loquero

¡Cuántas veces oímos que ir al psicólogo es para “loquitos”! Encontrar el propósito detrás de toda terapia es entender que cada persona puede sacarle provecho aunque no se sienta mal. Se trata de crecer y convertirnos en la persona que queremos y podemos llegar a ser.