Los medios sociales no son la vida

Las redes sociales están modelando nuestra sociedad, no solo a la juventud. Si aprendemos a usarlas como herramientas y no dejar que nos usen, es posible construir comunidades que fomenten el encuentro.

TikTok no es la vida

TikTok, el medio social de mayor crecimiento en los últimos años, puede representar un verdadero riesgo para sus consumidores, mayormente menores de edad. Pero también puede resultar un vehículo privilegiado de encuentro, de educación y saludable entretenimiento. Aprendamos a manejarlo y enseñemos a nuestros hijos a hacerlo.

YouTube no es la vida

YouTube está modelando la sociedad del siglo XXI. Por esto, no podemos dejar de usarlo como una plataforma para el encuentro, la formación y la transmisión de lo bueno, verdadero y bello del ser humano.

WhatsApp no es la vida

WhatsApp es una aplicación que puede generar mucha ansiedad en el usuario por diversas razones. Sin embargo, podemos aprender a usarla positivamente como una herramienta para optimizar la comunicación a través del respeto y la libertad.

Facebook no es la vida

Facebook es una plataforma donde conectamos con otra gente. Esto hace que compartamos lo que queremos mostrar de nuestras vidas, aunque eso atente contra nuestra propia privacidad. Sin embargo, si sabemos utilizar la red adecuadamente, podemos generar un cambio.

Instagram no es la vida

Instagram es una red social donde se suele mostrar una imagen perfecta de nosotros mismos, en una actualización del mito de Narciso. Pero también puede ser usada para comunicar la verdad y usar nuestros dones para bien de los demás.

Tecnologías y relaciones humanas

¿Quién no se siente abrumado por el bombardeo recibido en nuestro celular? Podemos evitar caer en el imperativo tecnológico, usando de manera equilibrada los recursos que tenemos, y aceptando nuestras limitaciones y las de los otros.