Corazones solitarios

Cuando uno lee los mensajes que se ponen en los medios buscando pareja, puede pensar que se trata de personas desesperadas. Sin embargo, tal vez no lo son tanto. Simplemente, el amor propio y las relaciones con los demás pueden estar lastimadas y se busque quien las sane. Hay que recordar que nadie nos hace felices, somos nosotros quienes buscamos la felicidad. ¿Te sientes parte del club de los corazones solitarios?

Mi miedo al error

El miedo nos paraliza, y cuando hemos aprendido a evitar el dolor y huir del fracaso, sumado esto a la inseguridad sobre nuestras capacidades, nos autoboicoteamos y no llegamos a meter el gol. Aprender sobre la realidad exterior e interior, a saber lo que tenemos para ofrecer, nos permite arriesgarnos cuando corresponde. El mayor riesgo es el amor, pero también el mayor premio. ¿Te detiene el miedo al fracaso?

Amor y dependencia (pt.2)

El amor necesita dependencia, pero de una forma ordenada y saludable, una interdependencia. Los estilos de apego con los que crecimos condicionan nuestras relaciones, si bien no las determinan. Dejando de lado el miedo que hemos aprendido, podemos encontrarnos con el otro de una forma sana y esperanzada, actuando en mi cambio con esperanza. ¿Quieres unos consejos para que tu relación sea interdependiente?

Amor y dependencia

¿Amo a la otra persona, o dependo de ella? ¿Es mala la dependencia? Aprendemos a interactuar con los demás sobre la base que dejan nuestros apegos con nuestros cuidadores (los padres). A partir de ahí creamos estilos de apego que condicionan nuestras relaciones adultas. ¿Te identificas con algún estilo de apego? Cuéntame.