Expectativa y esperanza

Cuando tenemos expectativas muy altas, alejadas de la realidad, o falsas esperanzas sobre personas que no conocemos bien, nos damos contra el suelo. Por el contrario, podemos juntar expectativas y esperanzas sanas y realistas y construir con ellas nuestra circunstancia y relaciones. ¿Cómo manejas las esperanzas y expectativas?

Ya viene el Niñito

El Adviento es un tiempo que nos prepara a recibir a nuestro Redentor. Esta espera tiene que ver con el conocimiento que nos lleva a amar y a confiar. Lo mismo ocurre en el resto de nuestras relaciones: si no recibimos lo que esperamos, dejamos de tener esperanza. Construyamos la esperanza con el corazón listo, a través del amor.

Tengo derecho a rehacer mi vida, pt.2

Rehacer la vida implica rehacerla con el otro, y entre los dos reconstruir lo que estaba derruido. Con amor y compromiso, por duro que sea lo que hayamos pasado, es posible. Porque esperamos lo que sabemos que está ahí.

¿Psicología positiva o falta de realismo?, pt.2

¿Es suficiente pensar positivamente para ser feliz? No siempre, porque esto sería perder contacto con la realidad. Se trata de trabajar las tres dimensiones de la felicidad: el placer, el compromiso y el sentido.