El don de la culpa

Muchas veces sentimos culpa por muchas razones inexistentes, o la llevamos cargando por siempre. La culpa es un regalo de Dios que nos hace dolernos del mal cometido para poder reparar los daños, y ahí se debe enfocar el sentido que le demos. Debemos aprender si la culpa que sentimos es adaptativa o no.

Responsabilidad y perfeccionismo

El perfeccionismo, visto como reflejo de una búsqueda obsesiva de perfección, nos lleva a la ansiedad negativa. Mientras tanto, una forma positiva es la responsabilidad, que pretende siempre hacerlo mejor.