Expectativa vs. Realidad

Siempre nos debatimos entre el ideal y la realidad, también en cuanto a nosotros mismos. Aprender que nunca llegaremos a ese ideal, pero que podemos sentirnos plenos en el camino hacia él, es el secreto de la felicidad. ¿Cuánta distancia hay entre tu yo real y el ideal? Cuéntame.

Ser obedientes a la realidad

La obediencia a la realidad nos permite seguir caminando hacia nuestro ideal sin frustrarnos y aprendiendo a intervenir en lo que está en nuestras manos, nada más.