No me merezco esto

Solemos pensar que nuestros méritos nos ganan bienestar y amor. Esto hace que nos frustremos o que busquemos maneras tóxicas de relacionarnos. Si logramos entender que hay que equilibrar el esfuerzo con la obediencia a la realidad, podemos ver la vida con ilusión.